Fotografía de alta velocidad

La fotografía de alta velocidad es una técnica que permite capturar instantes que ocurren en milésimas de segundo y que escapan al ojo humano. Para poder obtener este tipo de imágenes hay dos factores a tener en cuenta:

  • El tiempo de respuesta (periodo desde que ocurre un evento y hasta que se toma la fotografía) debe ser lo más rápido posible
  • La velocidad a la que se captura la imagen debe ser lo más rápida posible

 

 Tiempo de respuesta

Para minimizar el tiempo de respuesta se hace imprescindible el uso de un disparador o trigger automático, porque nuestros reflejos no son lo suficientemente rápidos. Normalmente el disparador se activa por alteraciones a nivel sonoro (una explosión, un disparo..) o de luz (un relámpago o un objeto cruzando un haz de luz entre un emisor infrarrojo o láser y un receptor).
En mi caso, dispongo de las siguientes opciones:

  • Trigger por sonido
  • Barrera IR
  • Sensor de movimiento

Hay ocasiones (por ejemplo disparando con una pistola de aire comprimido) en las que el tiempo que transcurre entre que el disparador emite la señal y se realiza la toma debe ser el menor posible. El retardo de las cámaras réflex como mínimo es de 50ms, demasiado para un proyectil que va a 100m/s. Por lo que en estos casos se conectan los flashes (que no tienen retardo) al disparador y lanzan el destello cuando esté envía la señal.

Para este artículo he utilizado el trigger de HSF- ST, que se activa por sonido:

_DSC6327

Velocidad de captura

La velocidad a la que se realiza la captura debe ser lo más rápida posible para que todo el movimiento de la imagen quede congelado. Cuanto más corto es el tiempo de exposición, menos luz ha podido captar la cámara y más oscura será la fotografía, por lo que el uso de flashes es obligatorio.

Los flashes con controles manuales permiten ajustar la potencia en escalas de 1/1 hasta 1/256 en algunos casos, realmente sólo tienen una potencia y lo que se ajusta es la duración del destello (por ejemplo el destello de un flash a 1/16 de potencia puede durar menos de 1/10000 segundos). Al trabajar con destellos tan cortos el escenario debe estar prácticamente a oscuras,
porque de lo contrario a penas tendrían efecto sobre la foto.

Lo que se consigue al trabajar con destellos muy cortos en un escenario oscuro es que en la imagen sólo se va a ver el instante que ha sido iluminado por el destello. Por tanto el tiempo que la cámara esté tomando la fotografía no tiene relevancia.

Un ejemplo real para que se pueda entender mejor todo el proceso:

_DSC6427

 

Esta ha sido la secuencia para lograr esta fotografía:

  • Presiono el disparador de la cámara, que está en modo 10 segundos.
  • Me coloco en mi posición con la pistola de aire comprimido preparada a la espera de oír a la cámara levantar el espejo.
  • La cámara levanta el espejo y comienza a tomar la fotografía.
  • Presiono el gatillo, lo que provoca que el disparador haga saltar los flashes durante 1/10000 segundos.
  • La cámara termina de tomar la fotografía.

Más imágenes de pruebas que he ido realizando:

_DSC4790

_DSC4919

_DSC5026

_DSC5036

_DSC5014

_DSC5160

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *