Primera sesión en el nuevo comedero

Este invierno he tenido que preparar un nuevo comedero, lo he tenido que poner en una zona alejada debido a la presencia de gatos en los alrededores de mi casa. No quería convertir el comedero en una trampa mortal para los pajarillos que lo visiten.

La táctica es la misma, un comedero dónde coloco cacahuetes y alpiste y a un par de metros un rama bonita que sirve de posadero. Me ha sorprendido lo confiados que son los carboneros y herrerillos en este paraje, cuando voy a reponer comida los tengo a menos de dos metros y en cuanto me separo unos metros ya entran a comer.

Pero el objetivo de este comedero es intentar sacar al picapinos, pito real y arrendajo que merodean por esa misma zona. De momento unas almendras rotas en la única evidencia de que alguna vez un picido ha visitado el comedero.

El día estaba muy nublado, así que no me lo pusieron fácil estos pequeños y inquietos parajarillos.

Empezamos por el carbonero común, el más numeroso y decidido:

_DSC1712

_DSC1713

_DSC1729

Otro Carbonero, esta vez el Carbonero Palustre. Mas pequeño y desconfiado:

_DSC2530

_DSC2533

_DSC2534

Seguimos con el Herrerillo, menos numeroso y muy rápido:

_DSC1678

Y finalmente un Petirrojo. Hacia tiempo que no pillaba uno, no suele posarse en las ramas, le gusta mas picotear por el suelo.

_DSC1703

_DSC1705

Después de posar así de bien, se merecen una recompensa:

_DSC1699

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *